A la hora de hablar de grandes llantas, teníamos dos opciones, el Aston Martin DBX y el Lamborghini Urus, ambos con juegos opcionales de 23 pulgadas. Finalmente, escogimos el modelo británico porque, de serie, equipa llantas de 22 pulgadas, mientras que el SUV italiano 'se conforma' con unas de 21.