Acabamos con un vehículo, el T-Cross, que se fabrica en Navarra, España, y que se encuentra a medio camino entre los modelos generalistas y los premium. Eso sí, con el acabado R-Line, se acerca 'peligrosamente' a las alternativas más lujosas del segmento... sin tener que desembolsar tanto dinero. Por eso interesa tanto entre los clientes.