Comenzamos por uno de los pocos modelos premium dentro de este nicho de mercado. El Audi Q2, que acaba de recibir un interesante restyling, ofrece la opción S line y, sobre ella, se encuentra el paquete Black line, que se caracteriza por la adopción de muchos elementos en color negro.

Ya sabes que las inserciones cromadas están perdiendo fuerza, así que la marca alemana se encuentra a la vanguardia en este ámbito estético.