Sin duda, al hablar del Ibiza lo hacemos de una historia de éxito del que, muy probablemente, haya sido el modelo más importante en el legado de la marca, junto al propio 600.

Un coche, de carácter urbano, que salió del lápiz de Giorgetto Giugiaro y que llegó en el año 1984, para cambiarlo todo. Sí, el de los motores System Porsche, el de la versión deportiva SXI y el de las múltiples ediciones especiales (qué mítico, el Ibiza del Sol).

Sin duda, su punto máximo llegó con los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992, para los que estrenó la serie especial Olímpico.