Otra novedad de 1981 fue la segunda generación del Volkswagen Polo, un coche muy compacto por fuera, con solo 3,65 metros de longitud, pero bastante espacioso. 

Después vinieron otras carrocerías, como la Coupé, en agosto de 1982, que contaba con una luneta trasera más inclinada y mostraba una imagen más deportiva. El Polo II permaneció en la gama de Volkswagen durante nada menos que 13 años y se fabricaron 1,7 millones de unidades.