El auge de los roadsters comenzó hace 25 años con el primer Mercedes-Benz SLK, cuyo diseño puede considerarse exitoso, pues sumó buenas ventas. 

El punto destacado del SLK fue, por supuesto, el techo plegable, de funcionamiento automático. En tan solo 25 segundos, se guardaba o se colocaba en su posición natural.

A los clientes les encantó y lo tomaron con entusiasmo: Mercedes-Benz fabricó exactamente 311.222 unidades del primer SLK (R 170) hasta 2004.