Hace 50 años, una década después del Mini, Fiat estableció nuevos estándares en la construcción de coches pequeños. El 127 impresionó por su aspecto moderno, su motor montado transversalmente y su tracción delantera. Este diseño influyó en muchos otros modelos, como el Audi 50/Volkswagen Polo o el Ford Fiesta.

El Fiat 127 permaneció en la gama de la compañía hasta 1987, con alrededor de 4,5 millones de vehículos saliendo de la línea de producción. Trágicamente, el diseñador del 127, Pio Manzu, no vivió para ver este éxito, ya que murió en un accidente de tráfico en 1969.