Esta variante no es el primer Renault Mégane R.S sin asientos traseros (ya lo hizo el R26.R, por ejemplo), sustituidos por una zona pensada para alojar cuatro ruedas con sus respectivas fundas, con el fin de emplearlas en un circuito. El motor turbo de 1,8 litros y 300 CV no cambia frente al del Mégane Trophy 'a secas', pero la reducción del peso llega nada menos que a los 130 kilos.