Aunque puedes comprar modelos Shelby actuales sin asientos traseros, nos quedamos con este Mustang algo más clásico, lanzado en el año 2010. Curiosamente, el motor 5.0 V8 se mantuvo sin cambios respecto al del Mustang GT, ofreciendo 440 CV y 515 Nm. Eso sí, los cambios en el chasis y en la carrocería convirtieron a este coche en un deportivo de competición con matrícula.