A partir de un Volkswagen T1 Samba Bus de 1966, se ha creado este genial modelo eléctrico, basándose en la tecnología del Beetle eléctrico que hemos conocido anteriormente. 

La conversión engloba no solo el motor, sino también el chasis, la dirección y el sistema de frenos. La velocidad máxima del vehículo está autolimitada a 135 km/h.