La compañía Lunaz transformó en eléctrico el Range Rover clásico, disponible con carrocerías de tres y cinco puertas. Además, había dos versiones para elegir: Town, con tracción delantera, y Country, con dos ejes motrices.

Los chicos de Lunaz, además de mejorar el mecanismo de dirección y los frenos, también añadieron algunos toques modernos, como un sistema multimedia.

No hay datos oficiales, pero al parecer, el motor eléctrico desarrolla unos 380 CV y 700 Nm, y la autonomía ronda los 400 kilómetros. Los primeros ejemplares se entregarán en verano.