El Jaguar E-Type Zero, que combina la carrocería original de 1968 con un motor eléctrico, se presentó en el otoño de 2017. A finales del verano siguiente, la división Jaguar Classic, inspirada por la reacción del público, anunció el inminente lanzamiento del coche.

La conversión de roadsters de gasolina en coches eléctricos también se ofreció a los propietarios que ya poseían un ejemplar. Sin embargo, ahora mismo, el proyecto parece estar algo estancado. 

No obstante, la marca británica no se apresuran a enterrar la idea de este resurgimiento, así que cruzaremos los dedos y seguiremos soñando.