Quién sabe lo que sería hoy en día de uno de los más antiguos fabricantes británicos, AC Cars, si no fuera por el norteamericano Carroll Shelby, que compró la licencia para importar roadsters AC Cobra en la década de los 60 y los llevó instantáneamente al rango de icónicos 'inmortales'.

Hoy, estos roadsters vienen con un motor 6.2 V8 de casi 600 CV, procedente del Chevrolet Camaro ZL1, así como con propulsores eléctricos de 625 CV. Las entregas de estos vehículos ecológicos están programadas para el próximo verano.