Como el Mustang o el Fiat 500, el MINI es uno de esos modelos emblemáticos con múltiples vidas. Nacido en 1959 y con más de 5 millones de ejemplares fabricados hasta el año 2000, el coche original fue resucitado en 2001. La generación actual, a la venta desde 2014, está equipada con una versión 100% eléctrica, el Cooper SE.

Hablamos de un modelo que cuenta con un motor de 184 CV de potencia, combinado con una batería de 36,2 kWh de capacidad y una autonomía que oscila entre los 225 y los 234 kilómetros.

En realidad, no es el primer MINI eléctrico que existe, ya que el MINI E apareció en la generación R56 (2008). Este coche se utilizó como modelo de pruebas en todo el mundo, con unas 500 unidades fabricadas y testadas por particulares.