No fue necesario esperar al e-tron para que Audi pensara en la electricidad. Y su primer coche eléctrico no fue un todoterreno, sino un superdeportivo.

Tras un primer concept del R8 e-tron presentado en 2009, fue en el salón de Ginebra de 2015 donde se presentó el Audi R8 e-tron 'de serie'. Incluía dos motores eléctricos, ofrecía 462 CV de potencia, aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, y anunciaba una autonomía en ciclo NEDC de 450 kilómetros.

Sin embargo, debido a su precio prohibitivo, que rondaba el millón de euros, solo se vendieron cien unidades. La producción del R8 e-tron terminó en octubre de 2016.