Cuando se trata de coches pequeños, podemos decir que Italia destaca en Europa. El modelo que verás en todas las calles del país mediterráneo no es un Ferrari, un Lamborghini ni un Maserati, sino el Fiat Panda, al que sigue de cerca el Fiat 500.

Así que no es de extrañar que los dos copen las dos primeras posiciones de la tabla de ventas en Europa. Mientras que el Panda (19.046 unidades) y el 500 (12.848) aumentaron un 29% y un 4%, respectivamente, en comparación con el año anterior, las ventas del tercer clasificado, el Renault Twingo, bajaron un 6%, con un total de 7.512 unidades comercializadas.

Cuota de mercado total del segmento: 7,1%