Incluir en los coches tubos de escape falsos se ha convertido en una moda polémica. Y tanto las marcas generalistas como las premium los están empleando.

Un ejemplo es el Audi S6 de la foto, que tiene dos salidas tapadas por un plástico, mientras que las reales están justo detrás, apuntando hacia el suelo.