A casi todos los clientes les gusta tener varios coches en uno, pero lo cierto es que muchos programas de conducción no ofrecen un comportamiento tan diferente como puede preverse. Además, ¿tiene sentido disponer de un modo Sport en automóviles que no son deportivos? Más aún, ¿es normal ofrecer el modo Eco en un vehículo con motor V8?

Otra incongruencia es contar con programas como Nieve, Barro o Arena en un SUV, cuando es probable que el coche jamás vaya a pisar un camino con dichas condiciones de adherencia.