Al igual que el Micra, otro modelo que parece difícil que continúe en Europa es el Subaru BRZ, cuya segunda generación acaba de presentarse con un motor atmosférico de 230 CV. El coto a las emisiones contaminantes no nos trae más que disgustos (que no me malinterpreten los ecologistas, por favor).