Empezamos con un deportivo que echaremos muchísimo de menos. Todo apunta a que esta será la última generación del Audi TT. Se habla de que podría reemplazarse por un modelo 100% eléctrico, así que quizá el futuro no pinte tan negro.