En nuestra comparación, optamos por el Golf de tercera generación, que permaneció en las carreteras hasta 1997 y era solo 2,1 centímetros más largo que el Polo actual. Esto significa una diferencia que tus ojos casi no pueden apreciar cuando ambos modelos se colocan uno al lado del otro.