Curiosamente, la quinta entrega del Renault Clio es ligeramente más corta que su antecesora, quedándose en 4.048 milímetros de longitud. Aun así, ¿habrá atrapado al Mégane I?