Para cerrar la lista sobre algunas de las camionetas más locas de los últimos tiempos, queremos enseñarte un pick-up único, basado en el enorme SUV BMW X7. Se trata de un proyecto de una docena de aprendices de la compañía de Múnich, que fabricaron el coche en apenas 10 meses, a tiempo para el festival anual BMW Motorrad Days.

El prototipo tomó como base un X7 xDrive40i, de manera que el pick-up esconde un 3,0 litros de seis cilindros en línea, con 340 CV y 450 Nm de par motor máximo. La plataforma de carga, de 1,4 metros de largo, obligó a prescindir de la tercera fila de asientos del modelo. Curiosamente, la versión camioneta del X7 logró ahorrar unos cientos de kilos por el camino, gracias al uso de fibra de carbono.