Lo que nació como un Mercedes-AMG G 63 convencional se convirtió en una bestia moteada con detalles en rojo brillante y enormes llantas de aleación de 24 pulgadas. Apodado Star Trooper, es obra del especialista alemán Mansory, que habitualmente destaca por sus estrafalarias creaciones.

Este pick-up cuenta con un motor 4,0 litros V8, exprimido hasta los 850 CV y 1.000 Nm de par motor máximo, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar 250 km/h. Ahora bien, Mansory solo va a producir siete unidades de esta bestia, por alrededor de 500.000 euros cada una.