Arrancamos con el pick-up más brutal de todos, ideado en 2019 por el equipo de la firma texana Hennessey Performance. Lógicamente, utiliza como base el Jeep Gladiator, que a su vez es la camioneta derivada del Jeep Wrangler. Hablamos del Hennessey Maximus, que en este caso sustituyó el motor de serie por un salvaje bloque V8, procedente de los modelos Hellcat.

Se trata de un 6,2 litros V8, sobrealimentado por compresor, con 1.014 CV de potencia y 1.265 Nm de par motor máximo, asociado de serie a un cambio automático de ocho velocidades. Goza de una suspensión específica, una altura libre 15 centímetros superior o neumáticos todoterreno BFGoodrich KD sobre llantas de 20 pulgadas.

El especialista americano pretende fabricar un máximo de 24 ejemplares del Maximus, y su precio de partida en Estados Unidos ronda los 225.000 dólares, equivalente a 189.000 euros.