Tras el éxito del Porsche Cayenne, la marca de Stuttgart, al igual que otros muchos fabricantes, comenzaron a trabajar en un SUV más compacto, sobre el año 2010. Estaba claro que este modelo también tendría un nombre real, y no un código numérico. La empresa lo denominó inicialmente Porsche Cajun, que es el nombre de la minoría étnica de origen francés de Luisiana, en Estados Unidos.

Poco antes de su lanzamiento, que tuvo lugar en 2013, Porsche anunció que el modelo se llamaría finalmente Porsche Macan, que es un término indonesio que significa tigre. Es posible que la marca decidiera no ponerle a su nuevo coche el nombre de una minoría étnica, a pesar del éxito de Nissan con su Qashqai