Que el sustituto del Hyundai Galloper sería un todoterreno clásico ya había quedado bastante claro tras el prototipo presentado en el salón de Seúl, en 1999, bajo la denominación Highland. 

Un par de años después, en 2001, este Hyundai cambió su nombre, para acabar siendo el Hyundai Terracan. ¿La razón? No está demasiado clara, aunque se dice que la marca coreana podría haber querido evitar la similitud entre Highland y Highlander, el modelo de Toyota, lanzado un año antes.