En torno al año 2010, Hyundai llevó a cabo una pequeña revolución en la denominación de su gama europea de modelos. Los herederos de Atos, Accent y Sonica pasaron a denominarse i10, i20, e i40, mientras que los todoterreno y los monovolúmenes se convirtieron en ix20, ix35 y así sucesivamente. Este fue también el caso de este SUV, el Santa Fe, que en su nueva generación iba a llamarse ix45. 

Sin embargo, poco antes del lanzamiento, la marca decidió hacer una excepción y continuar con su denominación Santa Fe, más conocida y apreciada en el mercado.