Los sistemas tipo Head-Up Display, de proyección de información en el parabrisas (o en molduras de plástico específicas), son ya muy habituales en coches nuevos, pero el primero en mostrar indicaciones con realidad aumentada es el sistema del nuevo Clase S de Mercedes-Benz. Una solución que la marca ya utilizaba en sus sistemas de navegación, combinando imágenes en tiempo real con indicaciones o instrucciones de navegación.