Más allá de los mandos físicos, táctiles o el control por voz, varios modelos de BMW, como el Serie 7, ofrecen la posibilidad de aumentar el volumen del equipo de sonido, cambiar la emisora de radio o realizar diversas acciones a través de comandos gestuales, es decir, a través de gestos predefinidos.