Desde septiembre de 2012, han formado parte de la flota de automóviles del papa dos Renault Kangoo Maxi Z.E, totalmente eléctricos, fabricados en colaboración con el carrocero francés Gruau, quien los adaptó para las necesidades del pontífice. 

Hablamos de un vehículo de 4,60 metros de largo y 1,80 de ancho, de cero emisiones, que sobre su color blanco de carrocería luce el escudo de armas del papa, ubicado en las puertas delanteras. En este caso, la parte trasera contaba con dos asientos individuales, en lugar de una banquera, y las puertas correderas traseras se sustituyeron por unas convencionales de bisagra.