Creado para la visita del papa a España en 1982, este SEAT Panda era como una versión reducida, estilo bonsái, del enorme Clase G. Y con motivo, porque se dice que el Mercedes no cabía por la entrada del estadio Camp Nou, en Barcelona. 

El diseño era muy sencillo, con una parte trasera modificada con una estructura metálica, ya que el coche se adaptó en tiempo récord. Actualmente, el SEAT Panda Papamóvil se encuentra en la colección de vehículos de la marca de Martorell.