Terminamos nuestra lista con uno de los modelos más curiosos de Volkswagen, el XL1, ideado para reducir al máximo el consumo de combustible, algo que es evidente con solo ver su diseño, cuyo coeficiente aerodinámico (Cx) es de solo 0,189.

Este modelo de propulsión contaba con un pequeño motor diésel, de 0,8 litros de cilindrada y 69 CV, apoyado por un motor eléctrico. Según Volkswagen, el consumo de gasóleo era inferior a 1,0 litros cada 100 kilómetros.