Puede que seas de los que defiende que un Ferrari tiene que ser de color rojo, pero en este caso hemos elegido una fotografía de un 'Cavallino' con pintura negra, con puertas de tipo ala de mariposa, en un escenario tan mítico como el circuito belga de Spa-Francorchamps. 

Hablamos del Ferrari LaFerrari híbrido, cuyo motor V12 de 6,3 litros se combina con dos propulsores eléctricos (un sistema tipo KERS), para una potencia total de 1.000 CV. En el caso del LaFerrari Aperta, descapotable, las puertas también son de este tipo.