Hace seis años, los japoneses de Honda sacaron de la estantería el motor de una de sus motos deportivas, lo montaron en una de sus cortadoras de césped, pusieron al volante a un valiente piloto... y obtuvieron un récord de velocidad máxima de 187,6 km/h.

Desgraciadamente, no tardaron en ser superados: los noruegos de Viking-Stihl asumieron un reto audaz. Con el tractor de jardín Viking T6 (¿qué tal un V8 de 405 CV?), los nórdicos alcanzaron la marca de 215 km/h.

Pero, de nuevo, en junio de 2019, Honda recuperó su título honorífico: la cortadora de césped de 69 kilos de peso, equipada con el motor de una CBR 1000 RR Fireblade, con 203 CV, conducida por la piloto Jessica Hawkins, alcanzó los 243 km/h.