El fabricante holandés Spyker, al que le gusta utilizar detalles de diseño inspirados en la aviación, es una de las compañías que comenzó a utilizar las tomas de aire en el techo en diversas versiones de su modelo C8, y en este caso resulta especial por ser una boca circular, de mayor o menor diámetro en función de cada variante.