El deportivo menos potente y espectacular de esta lista, aunque no por ello el menos interesante, es el Lotus Exige, lanzado allá por el año 2000. Hoy en día, las versiones más potentes del modelo están propulsadas por un motor 3,5 litros V6 de origen Toyota, equipado con un compresor volumétrico y montado, por supuesto, en posición central.