El Pagani Zonda apareció también a principios de los años 2000, como un superdeportivo de lo más exclusivo. El primero de todos no lucía una entrada de aire de techo, pero más adelante muchas versiones montaron una, como el espectacular Pagani Zonda Cinque, que fue una de las últimas ediciones especiales del superdeportivo italiano.

Esta toma de aire de techo se conservó incluso en algunas de las variantes roadster del Zonda, lo cual resulta todavía más llamativo. El motor que respiraba a través de semejante 'chimenea' era un 6,0 litros V12 atmosférico de origen AMG.