Solo te darás cuenta de que estás en un Mercedes-Benz Clase G cuando te subas a bordo y veas los tres botones para los bloqueos de diferencial. En cualquier caso, no será tarea fácil, dado el limitado número de unidades que se fabricaron de este curioso todoterreno.

Obra del carrocero francés Heuliez, el modelo se remonta a los años 90. Del básico o Contender XG, fabricado en 1997, hubo solo tres unidades, con carrocería coupé y el chasis y la mecánica de un G 320 de batalla corta. Heuliez también ofreció la variante Intruder (en la imagen), que adoptó un techo eléctrico muy similar al del Mercedes-Benz SLK.