La compañía británica Glenfrome Engineering, con sede en la ciudad de Bristol, operó entre 1975 y 1986, y estaba especializada en transformaciones para modelos Range Rover de primera generación, de los que fabricaron interesantes variantes con tracción a las seis ruedas (6x6).

Con este Facet exploraron una vía muy poco convencional para este lujoso 4x4, diseñando una carrocería totalmente nueva, de angulosas formas, con un aspecto más agresivo y que además contaba con un techo desmontable, tipo Targa. Se fabricaron poco más de 20 ejemplares, y casi todos terminaron en Oriente Medio.