En China, la alternativa al Tiguan se llama Tayron y se sustenta sobre la plataforma modular MQB. Por lo tanto, se trata de un vehículo con una calidad más que contrastada para los clientes europeos. 

La gama mecánica está compuesta por tres motores turboalimentados TSI, un bloque de 1,4 litros y 150 CV, así como un 2.0, con dos escalones de potencia: 190 y 220 CV.