Gracias a su departamento de personalización o Bespoke, Rolls-Royce permite a sus clientes crear un coche único, con detalles a medida. En el caso del Espíritu del Éxtasis, hay muchas opciones, incluyendo plata sólida, una estatuilla iluminada (que ya no está disponible en Europa) o incluso una de oro de 24 quilates.

En 2011, el joyero Mouawad creó incluso una figurita revestida de diamantes, cuyo valor ascendía a 250.000 dólares, es decir, unos 213.000 euros al cambio actual.