En evolución constante, el Espíritu del Éxtasis apareció por primera vez vestido de negro en 2016, para las versiones 'Black Badge' del Wraith y el Dawn. Todos los cromados exteriores del coche han sido teñidos de negro, como parte del deseo de Goodwood de rejuvenecer su base de clientes.