Durante sus primeros años de existencia, cada figurita era fabricada a mano por Sykes y por su hija Josephine. Moldearon, inscribieron y terminaron personalmente cada Espíritu del Éxtasis hasta el año 1939.

Aquella escultura original medía 7 pulgadas, el equivalente a 17,78 centímetros de altura, y estaba chapada en plata. Ahora, no obstante, esta figura mide apenas 3 pulgadas, es decir, 7,63 centímetros.