Detrás de la famosa estatuilla inglesa hay un escultor también inglés: Charles Sykes. Fue él quien imaginó y creó el Espíritu del Éxtasis a principios del siglo pasado. Una escultura que, además, ha tenido muchos apodos. Su primer nombre fue 'Spirit of Speed' (espíritu de la velocidad), si bien en Estados Unidos se conoce como la Dama Voladora o 'Flying Lady'. A veces también se denomina Emily o 'Silver Lady' (la dama de plata).