Las pequeñas ruedas de los prototipos eran herencia del Mini original y, como hemos comentado antes, optimizaron el espacio disponible. La gran luneta trasera del Spiritual Too proporcionaba al conductor una magnífica visibilidad, como si se tratara de un buen monovolumen.