Estos prototipos mostraban los diferentes pareceres de británicos y alemanes. Rover/MINI pensó en un coche espacioso y de estilo moderno, pero que mantuviera el espíritu del modelo clásico, mientras que BMW tenía en mente un pequeño coche deportivo.