Para optimizar aún más el espacio disponible, los prototipos utilizaron la suspensión Hydragas, empleada en Rover, pero convenientemente evolucionada. En esencia, constaba de resortes de goma y de un sistema hidráulico que actuaba como amortiguador.