Mirándolo desde atrás, vemos que el ACV 30 mostraba una carrocería bicolor, una tendencia que se sigue empleando hoy en día. Por otro lado, los pasos de rueda eran demasiado voluminosos. Dentro, ya se puede encontrar el gran velocímetro central, una solución que llegó al modelo de producción.