La primera idea para el nuevo MINI se mostró en enero de 1997 con el prototipo ACV 30, durante el Rally de Monte Carlo, que conmemoraba la victoria de la marca británica en esa prueba en 1967. Aunque BMW todavía no habla de un diseño retro, hay varios guiños al Mini Cooper clásico.